Relación de los estragos, y ruinas que ha padecido la Ciudad de Santiago de Guatemala

Thomas Ignacio de Arana

BDPN Anterior Siguiente BDPN

[f. 2r] Relacion breve de lo acaecido en la
Ciudad de Guathemala, desde el dia veinte, y siete de Agosto del año
de 1717.
hasta oy que se quentan 16 de Octubre del mismo Año.


La Ciudad de Santiago de Guathemala capital del Reyno
ò Provincia de este nombre
, se halla fundada en el centro
ò Valle de muchos Cerros
, que la circundan, que al paso,
que agradan la vista con su Armonia se advierten por la experien-
cia nocivos à los havitadores, ay entre ellos tres Bolcanes de fue-
go
, que distan de la Ciudad poco mas de dos leguas, y por eleva-
cion quatro millas con muy corta diferiencia; estos se hallan, à la
parte del occidente, ay otro à la del Sur, que vulgarmente llaman
Bolcan de agua, cuya eminencia, y espacioso ambito de sus faldas
le haze quanto ameno, y admirable â la vista, formidable, y espan-
toso a las ruinas, que amenaza fundando los havitadores la justi-
ficacion de su rezelo en lo acaecido por los años de 1541. en que
inundo este monstruo con las bertientes de su zima la Ciudad, que
oy mantiene el renombre de viexa por haver este suzeso obliga-
do á los vezinos á la nueva fundacion de esta, que havitamos aun-
que â la corta distancia de vna legua.


El dia pues 27 de Agosto como à las seis horas de la tarde em-
pezo à mostrar vno de los tres Bolcanes de fuego el que se inclina
mas â la parte del sur, que segun la aguxa esta en la quarta al sur-
veste, vna llama de fuego que à lo que podia percevir la vista à la
distancia parecia elevarse dos baras con poca diferiencia, y respec-
to de haverse en otras ocaciones visto el mismo efecto sin causar
especial daño á la Ciudad, y ser tan natural en los Bolcanes no hi-
zo fuerza á los moradores de la Ciudad, para que por eso dexasen
de recogerse á sus horas regulares, con que haviendo empesado
el cresimiento del fuego, como á las onse horas de la noche co-
menzo à causar vna lenta trepidacion en la tierra, y especial ruido
ô murmullo, que provenia de las puertas, bentanas, aldavas, bas-
tidores, y lo de mas que se hallava pendiente de las paredes, que
tremulo todo al movimiento causava en confusa armonia vna es-
pantosa confusion, los primeros, que lo advierten; Dexan el le-


[f. 2v] cho, y azechando por bentanas, puertas, y patios azi [sic] la parte
del Bolcan; conozen que la boracidad de las llamas, y furia con que
se elevava el fuego
à comunicarse en la region, era el origen de aquel
formidable horror, con que vnos medio desnudos, otros sin mas abri-
go, que la colcha, ò frezada del lecho en que reposaban abrasados
con Imagenes de Xpto. [Cristo] Crucificado; de Maria Santissima, ò las que
el acaso pudo en la turbacion ponerles en las manos olvidados
los vnos de los otros, los padres de los hijos, los maridos de las
mugeres, y aun algunos de si mismos, salieron por las calles con
tan turbadas, y elevadas vozes, pidiendo vnos misericordia, cla-
mando otros â los Santos de su devocion, lamentando otros la
vltima ruina, y estrago, que esperaban, con que pudieron los mas
poseidos del sueño, abrir los ojos a mayor horror, y espanto; pues
quando se hallaron despiertos à los lastimosos ecos de las calles
advirtieron el tremor, y movimiento de las havitaciones, con que
sin otro aliño, y cuydado que el de los primeros, dejaron disiertas
sus casas, y como á las doze oras, y media de la noche se hallaron
las plazas, y Templos tan poblados, que persuadia el numeroso con-
curso hallarse toda la Ciudad en el recinto de cada vna en la ma-
yor
estaba el Illust. [Ilustrísimo] y Rmo. [Reverendísimo] S. [Señor] Obispo de esta Diocesi acompaña-
do de los Sres. [Señores] Capitulares de esta Santa Iglesia con el Santissimo
Sacramento en las manos exorcisando, y conjurando los espiri-
tus enemigos del linage humano, que parecian hacer guerra por
ministerio de la misma naturaleza con especial lizencia del Prin-
cipe, y autor de ella
. Sacaronse à la misma plaza las Imagenes, y
reliquias de maior veneracion, y culto
, que deposita esta Cathedral
en lo que el oido podia perzevir del menos preocupado de la tur-
bacion, solo se alcanzaban ecos de contricion: misericordia; con-
fessiones publicas de los pecados; impetraciones de absolucion;
Y en fin para maior honra, y Gloria de Dios, exaltacion de la Santa
fee, y confussion de la heregia, pareze que a el paso que los demo-
nios vibraban rayos, formaban espantosas visiones sobre los Bol-
canes
, ocupaban el aire con densas, y obscuras nubes. Y hos-
tentaban, su poder con la Divina permision para conspirarse con-

BDPN Anterior Siguiente BDPN
arriba