Tragica descripcion del lamentable estrago, que ocacionô el terremoto

Thomas de Estrada

BDPN Anterior Siguiente BDPN

[f. 1v] curriendo los dè à conocer, ni voluntad, que quiera experimentar, ni
aun la apariencia de tal estrago, ni ojos para ver tales lastimas, ni len-
gua para explicarlas, ni oidos para escuchar tantos hayes, ni manos pa-
ra tocar tanta ruina, ni aliento para respirar en tantos ahogos. Pero pues
me hallo obligado de las instancias de varios Amigos mios, que ciegos
de su passion, me honran diciendo, que dessean ver de mi mal tajada
pluma la descripcion, de lo mismo que està escrito por tantos eruditos
Uarones, quantos de ello han tratado, y con tal Magisterio, que (sin hi-
pocresia) confiesso ser tal el pudor, que me asiste, à vista de tan doctas
obras, assi en verso, como en prossa, que todos han alabado, y yo he esti-
mado como â hijas de tan venerables progenitores, que puedo decir con
razon: Promissi quod implere noa possum. Y mas quando sê claramen-
te, que hasta los sin lengua, diràn entre si, que: Facilius est inventis
addere
. Por tanto, atropellando riesgos, menospreciando chismes, y ha-
ciendome desentendido (aunque me apredreen) haré possible, el cum-
plir con el precepto de decir, lo que ojala nunca se ofreciera en lo que si
fuere lato, dispensenme, por el deseo de ser claro: pues si pretendo ser brebe
hallo que: Dum brevis esse lavoro obscurus fio. Y para tan deme-
dida fatalidad, son bien necessarios dilatados paragraphos.


A que estêmos vigilantes (como tambien entonces dixe) por que
ignoramos el dia, y la hora
: nos exhorta Christo por San Matheo, en la
Parabola de las Uirgines; pero no assi estabamos aquella mañana de el
dia 4. de Marzo
(segundo Juebes, en que con tierno recuerdo nos re-
presentaba nuestra Madre la Iglesia, la passion y muerte de Nuestro Re-
demptor) pues quando mas descuidados, y quizà quando mas de pie en
los vicios, despreciando protrerbos, tan provechosa memoria, surcaba-
mos al parecer viento en popa, el proceloso pielago de este mundo;
quando mas placentero à nra [nuestra] vista, se representaba esse refulgente Titan,
que poblando triumphante los Celestes alcazares, ocupaba el Emispherio;
entonces (O hora la mas funesta, que ha escuchado Goathemala!) á las 8.
del dia, quasi á los primeros toques de la campana
, conjurada la tierra
contra sus havitadores
, cansada ya de sufrir sobre sus bastos ombros el
peso de nuestras culpas, (que hasta lo insencible se atendia, con repetidas
molestias)
si no es que diga (permitiendome la venia) que avergonsada
como madre nuestra, de que el Cielo tubiesse tan patentes nuestras ini-
quidades, procuraba vajo la capa de piadosa, ocultarnos tirana en el seno
de sus entrañas
, ô quiza arrepentida de llamarse Madre de tan ingratos
hijos, pretendia expelernos con interior impulso, enagenandonos, y des-
terrandonos á la eterea Region, para que alli el viento de nuestras va-
nidades estubiesse como en su centro
, ô (lo que es mas cierto) el igneo

BDPN Anterior Siguiente BDPN
arriba